Series: Con amor, Víctor

Reseñas Series

Disney Plus se estrenó en plena pandemia y logró un éxito notable. Con los niños en casa esta plataforma ofrecía horas de entretenimiento asegurado. En esta plataforma podías ver lo mejor de Marvel, Pixar y Star Wars, además de los clásicos de Disney. En esos momento surgió con fuerza The Mandalorian, la serie de más éxito de Disney Plus, mientras que los directivos de la empresa escondían en Hulu (otra plataforma dependiente de Disney), Con amor, Víctor; una dramedia adolescente sobre la homosexualidad. Un año y medio después se promociona como uno de los estrenos del año.

Esta serie ha sido creada por los mismos guionistas que en 2018 escribieron el libreto de la película Con amor, Simon. Ambas historias cuentan el caso de jóvenes con dudas que acuden a Internet para abrir su intimidad y solucionar sus conflictos internos. Pero la película, aunque recibió buenas críticas, no acabó de convencer. El joven que se decidía a contarle al mundo su homosexualidad descubría que todo eran facilidades para su nueva situación. El caso de Víctor es bastante distinto. Tiene 16 años y es el hijo perfecto de una familia católica, inmigrante y con pocos recursos. Acaba de llegar a un nuevo colegio, una casa y un estado diferente. En medio de las dudas sobre su identidad sexual, se convierte en un líder entrando en el equipo de baloncesto y enamorando a la chica más guapa del colegio.
La serie no tiene esas escenas brutales de sexo y esos retratos maniqueos de muchas series adolescentes. Los personajes incluso tienen interioridad y delicadeza, matices y psicología. Por eso la serie es mucha más tendenciosa. Con amor, Víctor, está diseñada con talento para llegar a un público adolescente al que todavía no había llegado la ideología de género. Los creadores  de la serie logran retratos que pueden resultar sinceros y entrañables si no derivasen en una manipulación sentimental bien trabada. Una vez más, los adolescentes se presentan como hijos de su tiempo, más libres en el sexo y felices de ser conscientes de su superioridad moral sobre otras generaciones como la de sus padres y abuelos. En el fondo siguen siendo moldes prefabricados, esclavos de un sentimentalismo que, en la vida real, deja muchas heridas innecesarias que pueden llegar a ser incurables. En su interior apenas hay voluntad, razón, o una naturaleza humana que de algunas señales para orientar el rumbo libremente. Sólo existe la pasión de un corazón al que hay que dejarle volar.
Ya se ha confirmado la segunda temporada, pero no espero demasiadas sorpresas. Víctor ya conoce un futuro que será complicado pero sencillamente maravilloso porque él lo ha elegido. Pero ni el color de Disney, ni esas bonitas y constantes baladas musicales que suenan en la serie servirán para ahondar en la complejidad de la sexualidad en los jóvenes, una tarea fascinante y pendiente que sigue sin resolverse en las pequeñas pantallas.
Firma: Claudio Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestra Newsletter

Disfrute de toda la información actualizada sobre todos los medios.

Te ayudamos a tramitar tus reclamaciones

Te invitamos a que dejes tus quejas y denuncias en la web de TV Infancia o CNMC. Si tienes alguna duda escríbenos aquí y te ayudamos a resolverlo.

Formulario de reclamaciones TV Infancia

Enviar reclamación

Formulario de reclamaciones CNMC

Enviar reclamación

Colaboradores