«Tendencias y éxito en la ficción mundial. Informe de Eurodata TV Worldwide»

Tendencias

Hace unos años, mientras las audiencias de los realities de televisión caían notablemente, la ficción, principalmente la producida en Estados Unidos, volvía a convertirse en el contenido más popular en Europa, con series como ‘Perdidos’ o ‘Mujeres Desesperadas’. En pocos meses, ambas se convertían en éxitos arrolladores. Hoy en día, la ficción local vuelve a lo más alto del consumo televisivo y las coproducciones parecen ser la mejor manera de ofrecer series de calidad para varios países.


Si la crítica ya aclama las versiones originales, las adaptaciones locales parecer ser la nueva clave para obtener mayor cuota de pantalla. Pero el éxito no siempre cumple las expectativas.
La feroz competencia a nivel mundial está provocando que los productores y los broadcasters inventen nuevas tácticas y estrategias para retener audiencia, especialmente en lo que al target joven adulto se refiere, a través de un amplio abanico de medios.

La ficción estadounidense, todavía en lo más alto

Las producciones locales son el 99 por ciento del total series emitidas en Estados Unidos. Al contrario de la mayoría de países, que emiten producción extranjera con frecuencia, los canales estadounidenses sólo confían en las producciones de su nación. Por el momento, esta estrategia sigue teniendo éxito a juzgar por los buenos datos de audiencia y el excelente feedback que se recibe del resto del mundo.

Con abultados presupuestos de producción, repartos de calidad y planes de marketing muy estudiados, las series de Estados Unidos se mantienen como un referente en varios países y las novedades se esperan con ansiedad. Series ya consolidadas como ‘CSI’, ‘NCIS’, ‘House’, ‘Dos hombres y medio’ siguen cosechando grandes audiencias en las networks, y los canales de cable obtienen más y más cuota de mercado con series sobre médicos, policías o comedias. Incluso zombies (‘The Walking Dead’ de AMC), drogas (‘Weeds’ de Showtime), enfermedades (‘The Big C’ de Showtime), drogas y enfermedades (‘Breaking Bad’ de AMC), fantasías medievales (‘Juego de Tronos’ de HBO), gladiadores (‘Spartacus’ de Starz), cowboys (‘Hell on Wheels’ de AMC) y así…

Por ejemplo, la primera temporada de ‘The Walking Dead’ multiplicó por cinco la media de audiencia del canal entre todos los targets, y por siete en el caso del grupo de población de entre 18 y 49 años. En España, la serie es la sexta más vista de la temporada 2010-2011 entre los adultos jóvenes de entre 25-44 años, y la más vista de las estadounidenses.

Ansias por Estados Unidos

Las series made in USA no sólo controlan el mercado local, también tienen presencia en todo el mundo. De hecho, la media de auciencia mundial de ‘CSI: Las Vegas’ en 2012, diez años después de su primera emisión en Estados Unidos, fue de 65,3 millones de espectadores. Es la serie más vista de 2010.
Además, series ya consolidadas como ‘House’, ‘Mujeres Desesperadas’ y ‘Anatomía de Grey’ todavía alcanzan buenas cuotas a nivel internacional, especialmente entre los adultos jóvenes y en algunos países como Francia y Alemania.
Diferentes mercados es sinónimo de diferentes espectadores, lo que representa una oportunidad para que algunas series medianas se conviertan en éxito fuera de Estados Unidos.

Por ejemplo, ‘Terra Nova’, la nueva serie de Steven Spielberg con un gran presupeusto, tuvo un gran estreno en Australia, donde se emitieron dos horas con un 40 por ciento de cuota.
Otra serie que sirve como ejemplo es ‘Pan Am’, centrada en la vida de un grupo de azafatas en los años 60, que ha registrado el mejor estreno de la historia de una serie extranjera en Suecia.

La competencia se recrudece: el crecimiento de la ficción no producida en Estados Unidos
Hace unos años series como ‘Perdidos’ o ‘Mujeres Desesperadas’ concentraban grandes audiencias frente al televisor y se convertían en éxitos internacionales en pocos meses. Este éxito hixo que los productores de otros países se replantearan su trabajo.

Ahora, después de varios años de supremacía de Estados Unidos sobre Occidente, las series locales están tomando de nuevo el poder en varios países. De hecho, la última temporada de series ha mostrado un pequeño descenso en la expansión de series estadounidenses, lo que ha beneficiado a producciones locales. En la temporada 2009-2010, el 19 por ciento de las 15 mejores series eran estadounidenses, mientras que el porcentaje bajó al 13 por ciento en la temporada 2010-2011. Esta caída ha beneficiado especialmente a series producidas en Reino Unido o en países nórdicos, así como a otras producciones locales. Las producciones extranjeras representan el 13 por ciento de las series de más éxito (eran el 4 por ciento en 2009-2010).
Destacan especialmente las producciones de Reino Unido, como ‘Downton Abbey’, todo un éxito en su país de origen y en otros como España, Australia y Suecia. Otro ejemplo es ‘Midsomer Murders’, muy atractiva para australianos y suecos.

El auge de las coproducciones

Tratando de hacer frente a esta demanda de producto local, las coproducciones internacionales han cobrado más importancia en términos de financiación, pero también representan una oportunidad para llevar a cabo proyectos de gran calidad, en emisión en múltiples territorios y con audiencias destacables.
Las coproducciones están en auge, como es el caso de ‘Borgia’, que ha contado con actores y personal técnico de Estados Unidos. Los países nórdicos también son prolíficos, como indica ‘The Bridge’ (Suecia, Dinamarca). Incluso Reino Unido se ha alidado con Argentina en una producción llamada ‘Los Sónicos: Una historia de Rock’.
En términos de coproducciones, su esfuerzo y dificultad para poner de acuerdo a todas las partes reside en que el equipo trabaja para un mismo fin, para permitir su emisión en diferentes países. Por eso, la mayoría de los éxitos están basados en bestsellers (trilogía de ‘Millennium’, ‘Wallander’, ‘Los pilares de la tierra’). Son producciones que llevan menos tiempo en, por ejemplo, el guión, y atraen tanto a las personas que ya han leído el libro como a los que no lo han hecho. Las ficciones históricas también son muy apreciadas por la audiencia, como muestra el éxito de ‘Roma’ o ‘Los Tudor’, con la ventaja de que están menos influidas por la cultura contemporánea de cada país.

¿Necesitas inspiración? El éxito de las adaptaciones en todo el mundo

A pesar de que Estados Unidos apenas emite series extranjeras, parece que se inspiran cada vez más en producciones de otros países. Este año varias adaptaciones han llegado a la pantalla de USA, sobre todo procedentes de Reino Unido: tras ‘The Office’ y ‘Little Britan’, han llegado ‘Skins’, ‘Shameless’, ‘Being Human’… Además se han hecho remakes de la danesa ‘Forbrydelsen’ (‘The killing’), ‘Ramzor’ de Israel (‘Traffic Light’) y ‘Hatufim’ (‘Homeland’).
Igual que en el cine, la industria estadounidense está encantada de reinventar sus grandes éxitos del pasado, como ha hecho con ‘Hawaii 5.0’ y ‘Los ángeles de Charlie’. Pronto llegará el remake de ‘Dallas’.
Además, algunas de las producciones más recientes están inspiradas en épocas pasadas como es el caso de ‘Mad Men’, ‘The Playboy Club’ (cancelada) y ‘Pan Am’.

La ficción estadounidense en un formato diferente

Inspirarse en el extranjero parece justo, sin embargo, otros países se han inspirado en las producciones de Estados Unidos, ya sea en el contenidos o en el estilo. Esta tendencia va en aumento con el auge de las adaptaciones de series USA.
Esto ofrece a los productores la oportunidad de acercarse más a la cultura del país de emisión para conectar mejor con los espectadores. Ha sido el caso reciente de ‘Everybody loves Raymond’ que ha sido adaptada en Polonia, Líbano, Países Bajos y Egipto, incluso ‘Prison Break’ ha tenido su versión rusa, ‘Mujeres Desesperadas’ a la turca y ‘Anatomía de Grey’ con acento colombiano. Israel y España han adaptado recietemente ‘Las chicas de oro’, por ejemplo.
Más allá de las fronteras. Mezcla de estilo y géneros

Cada vez más y más series involucran a un mayor número de profesionales de la industria del cine. Los broadcasters, desesoso de ofrecer dramas de calidad, dan libertad a actores y directores que vienen del mundo del cine. Si esto supone producciones más caras de lo habitual, también asegura los shares, al menos para el primer episodio, y le da a la serie cierta sensación de calidad.

La premiere en Estados Unidos de ‘Boardwalk Empire’ en septiembre de 2010, se anticipó por muchas razones: está producida por Martin Scorsese, que también dirige el primer episodio, el más caro de la historia de la TV. La nueva serie de HBO, ‘Luck’, cuenta con Dustin Hoffman como protagonista. Gus Van Sant dirige el primer capítulo de ‘Boss’, mientras que Spielberg está muy involucrado en ‘Falling Skies’ y ‘Terra Nova’, entre otros proyectos.
Además, las series son cada vez más difíciles de caracterizar porque mezclan literatura, cine y muchos géneros. Los realities están tomando los códigos de las series con guión, lo que hace que el entretenimiento se dramatice y se convierta en un nuevo género que podría llamarse ‘realidad construida’, la ficción mantiene su poso de entretenimiento y da paso a híbridos que mezclan el documental con la ficción. Por ejemplo, ‘Angry Boys’ en Australia fue descrita como ‘mockumentary series’, porque mezcla el falso documental con sketches guionizados. En Suecia, ‘Grotesco’ confunde al espectador porque no sabe si lo que está viendo es realidad o ficción.

Jugando con diferentes medios

Las series no pierden de vista el poder de los nuevos medios. Productores y broadcasters deben lidiar con el desarrollo de nuevos modelos de consumo y lanzar estrategias transmedia para crear mayor fidelización del espectador. Desde el intensivo uso de las redes sociales como ha hecho ‘Haven’ de Syfy hasta el desarrollo de juegos sociales (‘Homeland’), son válidas numerosas estrategias que aumenten la experiencia de usuario al ver la serie.

‘American Horror Story’, producida por Ryan Murphy (‘Nip/Tuck’, ‘Glee’) y emitida en FX (en España en FOX) ha estado acompañada de un enorme plan transmedia bajo el nombre de ‘Social Horror Story’ que permite escribir tweets, posts, compartir, darle a la opción de ‘me gusta’ y más en un solo site. También ofrece fotografías de grabación exclusivas y un juego llamado ‘You’re gonna to die in there’, que descubre al internauta la historia de la casa protagonista de la historia.

Sin duda, los juegos sociales son una extensión muy eficaz que mantiene la atención a los shows de TV. Proporcionan al espectador la oportunidad de interactuar, crear y ser parte del contenido.

Fuente: Cine&tele

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestra Newsletter

Disfrute de toda la información actualizada sobre todos los medios.

Te ayudamos a tramitar tus reclamaciones

Te invitamos a que dejes tus quejas y denuncias en la web de TV Infancia o CNMC. Si tienes alguna duda escríbenos aquí y te ayudamos a resolverlo.

Formulario de reclamaciones TV Infancia

Enviar reclamación

Formulario de reclamaciones CNMC

Enviar reclamación

Colaboradores