Series: A dos metros bajo tierra

Reseñas Series

FICHA:

Creador: Alan Ball

País: Estados Unidos

Intérpretes: Peter Krause, Michael C. Hall, Frances Conroy, Claire Simone, Rachel Grifiths, Federico Díaz  

Duración: 5 temporadas; 63 capítulos de 60 minutos

Emisión en España: Canal Plus Series

Público adecuado: +18 (XDV)

Calificación: 3/5

 

Mi vida desde un ataúd

Hombres fuera de serie de Brett Martin es posiblemente uno de los libros que mejor explica los pilares de la tercera edad de oro de la televisión que ahora mismo vivimos. Básicamente el libro incide en que, aunque parezca contradictorio, las mejores series son de un solo autor. Aunque casi nadie escribe y dirige todos los episodios de una ficción, siempre hay un creador fundacional que en el episodio piloto deja su huella imborrable en la producción. Luego la serie caminará más o menos lejos, pero seguirá un rumbo fijo vigilado muy de cerca por David Chase (Los Soprano), Aaron Sorkin (El ala oeste de la Casa Blanca), Mathew Weiner (Mad Men), Vince Guilligan (Breaking Bad) o Julien Fellowes (Downton Abbey).

A sus 58 años el norteamericano Allan Ball goza de un gran prestigio gracias al Oscar y Globo de Oro que logró por el guión de American Beauty (1999), y el Emmy que obtuvo en 2002 por A dos metros bajo tierra. De 2008 a 2014 creó la truculenta e hipersexualizada serie True Blood que tuvo 7 temporadas y 80 capítulos.

La vida de Alan Ball tiene que ver mucho con su vida. Es una persona amante de la literatura, especialmente del teatro, un escéptico pesimista en toda regla con excentricidades como tener una auténtica fauna voladora en su casa (algo que tiene verdaderamente indignado a su vecino: Quentin Tarantino. Es homosexual y uno de los grandes portavoces del lobby gay en Estados Unidos.

A dos metros bajo tierra sigue transmitiéndose en canales de todo el mundo (en España Canal Plus Series entre otros). La premisa argumental es original. Tras la muerte del padre de una familia claramente disfuncional, sus 3 hijos y su esposa se hacen cargo del negocio familiar: una empresa funeraria. La serie gira en torno al progresivo conocimiento de sí mismo de cada uno de los complejos y algo tarados personajes. Toneladas de humor negro, diálogos brillantes, giros ingeniosos y una impulsividad sexual verdaderamente obsesiva.

Cada capítulo comienza con una muerte accidental que refleja el absurdo de una vida que se pierde en el momento más insospechado. Así como sucedía en American Beauty, el diagnóstico del hombre superficial y existencialmente perdido que es certero y moderno, muy bien escrito y planificado. El problema es que la evolución de los personajes de Alan Ball tiene muy poco recorrido, limitados por su egocentrismo y sus epidérmicas relaciones afectivas. Nadie es feliz en esta serie de la HBO en que el punto de vista es tan ácido como parcial. Es difícil encontrar un rasgo de bondad generosa, algo de trascendencia en cada uno de los conflictos, y esto hace que la serie se vaya hundiendo lentamente en un ataúd tan elegante como claustrofóbico.

 

Firma: Claudio Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestra Newsletter

Disfrute de toda la información actualizada sobre todos los medios.

Te ayudamos a tramitar tus reclamaciones

Te invitamos a que dejes tus quejas y denuncias en la web de TV Infancia. Si tienes alguna duda escríbenos aquí y te ayudamos a resolverlo.

Formulario de reclamaciones

Enviar reclamación

Colaboradores