Series: Luther

Reseñas Series

FICHA:

Luther// Neil Cross

Intérpretes: Idris Elba, Ruth Wilson, Steven Mackintosh, Indira Varma, Warren Brown, Saskia Reeves

Producción: BBC Drama Productions

Duración: 3 temporadas (6, 4 y 4 capítulos de 60 minutos)

Emisión en España: AXN

Público adecuado: +18 (XDV)

Calificación: 3´5/5

 

El cadáver que llevo dentro

Las series policiacas han proliferado en los últimos años, especialmente desde el boom de C.S.I. El mentalista, Castle, Dexter, Bones, Mentes criminales… Son sólo algunos ejemplos de un tipo de serie que se parecen bastante entre sí: un líder o grupo experto que siempre acaba descubriendo al asesino, mezcla de drama y humor irónico, capítulos independientes… Pero Luther es distinta.

 “¿Baby, ahora me entiendes?” canta Nina Simone en uno de los clímax de la serie. “Soy un alma cuyas intenciones son buenas”. No es una canción elegida al azar; resume un personaje poliédrico, el de John Luther (Idris Elba), un detective que tiene un don y un látigo que diría Capote. Su poderoso ingenio le ayuda a descifrar la mente de los asesinos más perversos pero el viaje no sale gratis. Luther bordea los límites de la ley para atrapar a los delincuentes más astutos en sus amargas disecciones de la crueldad humana. Y husmear en la podredumbre humana deja huella.


El mal en esencia está representado por la sociópata Alice Morgan (magnífica Ruth Wilson, al nivel de un matizado y creíble Idris Elba; a ella la pudimos ver en la serie Jane Eyre y a él en The Wire). Su personaje y la relación con el detective Luther recuerda a la sugestiva relación entre el Dr. Hannibal Lecter y la detective Clarece Sterling en El silencio de los corderos (1991).

La serie podía ser un auténtico festival de hemoglobina y perversión sexual. Pero Luther está mucho más cerca de El caballero óscuro, Sospechosos habituales o Seven que de Saw. El creador Neil Cross (que ya obtuvo buenas críticas en 2007 con la serie Spooks sobre la vida de los espías del MI5) confía plenamente en un guión sugerente que no necesita escenas truculentas para mostrar la perfidia humana. Hay momentos desagradables (algunos evitables sobre todo en los capítulos 3 y 4 de la primera temporada, en los episodios iniciales de la segunda y tercera temporada), pero el peso de la narración no recae sobre ellos.

 

El detective vulnerable y la asesina perfecta

La máxima intensidad de esta serie llega en careos de alto voltaje (los de Alice y Luther son todo un modelo de diálogos de síntesis y sugerencia, además de un referente para los que se empeñan en que el plano-contraplano tenga que ser visualmente indiferente o pedante). Estos diálogos beben de la mejor literatura policíaca actual de John Connolly o Henning Mankell en que se disecciona el mal con bisturí fino pero incisivo. Sin embargo la serie no te deja un poso tan profundo de desesperanza ya que el personaje de Luther acaba levantando la mirada, aún reconociendo que cada nuevo asesinato que investiga le deja muescas imborrables.

La serie deslumbra también por el uso de la fotografía. Hay mucha luz blanca, verde y amarilla, algo desconcertante en una serie criminal que suele ser tender al cromatismo gris, oscuro, ocre. Sin embargo ese uso de colores llamativos refleja con exactitud la frialdad criminal, la gelidez más profunda del alma del asesino. Y esa luminosidad contrasta con el rojo utilizado en los títulos de crédito (una manera de afinar el tono reflexivo y pausado de la serie con la canción Paradise Circus del grupo Massive Attack, conocido también por componer la banda sonora de House).

No faltan las escenas de acción pero estas llegan después de haber sondeado a los protagonistas de la persecución, en el momento en el que el espectador se ha metido en el personaje y no le da igual si muere, vive o es capturado. Este recurso es muy típico de Tarantino, pero en mi opinión el director de Pulp Fiction tiende más a no ajustar los tiempos y caer en momentos de verborrea innecesaria. Aquí el ritmo no decae porque las sorpresas están bien distribuidas y el guionista juega limpio con el espectador. No deja de haber trampas en los continuos giros de la serie, pero están bien disfrazadas de tal manera que uno queda absolutamente hechizado. Es ahí cuando entra Nina Simone.

 

Borrón y retirada a tiempo

La última temporada de Luther no está a la altura del resto de la serie. Y, como casi siempre, el problema está en el guión. Las tramas secundarias dejan de ser un acompañamiento enriquecedor, especialmente esos patanes de asuntos internos que una y otra vez no hacen más que aburrir al espectador ante la mirada escéptica de Luther. Tampoco la historia de amor está lograda: no hay química posible entre la bella rubia y el detective bestia.

6a00d8341bfb1653ef01348442f460970cEn esta tercera temporada sólo hay un momento de lucidez cuando reaparece Alice 6 capítulos después (en este tiempo Ruth Wilson se ha dedicado al teatro y al cine -por ejemplo en Saving Mr. Banks). Con ella Luther vuelve a ser cine negro, con esas frases punzantes que acribillan a cualquiera que se le ocurra ponerse entre el maltratado policía y la psicópata de la sonrisa perversa. El momento en el que Alice conoce a la novia Campanilla de Luther es magnífico, de una tensión que se puede cortar.

El borrón de los tres primeros capítulos de esta maltrecha temporada en que todo era previsible y truculento, con un asesino egocéntrico muy poco sugerente, ha dejado huella. Nadie podía imaginar que Luther iba a terminar en esta tercera temporada pero su creador lo confirmó recientemente. Aún así se baraja la posibilidad de que Luther pueda dar lugar a una película que sería una especie de precuela de la serie que se estrenaría en 2015.

 

Firma: Claudio Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestra Newsletter

Disfrute de toda la información actualizada sobre todos los medios.

Te ayudamos a tramitar tus reclamaciones

Te invitamos a que dejes tus quejas y denuncias en la web de TV Infancia o CNMC. Si tienes alguna duda escríbenos aquí y te ayudamos a resolverlo.

Formulario de reclamaciones TV Infancia

Enviar reclamación

Formulario de reclamaciones CNMC

Enviar reclamación

Colaboradores