Las ventajas de grabar en inglés

Tendencias

‘Desafío Ben 10’ se grabó en Londres para emitirse exclusivamente en España. Las órdenes en plató se daban en inglés, pero tanto los participantes como el presentador hablaban en castellano delante de las cámaras. Un sistema que, a priori, ralentizaría el ritmo de trabajo por la falta de entendimiento, pero que ha conseguido un producto final en menos tiempo y «de mucha mejor calidad», según Carlos Castel, el presentador del programa.

Parte del equipo del concurso infantil, que busca al menor que más sepa del personaje animado Ben 10 y de sus alienígenas todos los sábados a las 10.00 horas en Boing y a las 14.30 en Cartoon Network, se desplazó hasta la capital del Reino Unido para grabar las 10 entregas que componen la nueva temporada del programa. Los 36 concursantes (de entre siete y 11 años), más un acompañante por niño, las dos monitoras que hacían las veces de niñeras y traductoras, y el conductor del espacio hicieron las maletas la tercera semana de agosto. El resto les esperaba en Londres.

El viaje se produjo para aprovechar los medios comunes que aportaron los 12 países que este otoño emiten la competición, porque la unión hace la fuerza: una docena de contribuciones para un proyecto en común. En verano, y para que los niños tuvieran vacaciones, cada país ocupó el plató en los estudios londinense de Three Mills por semanas para rodar el programa que exportarían a su lugar de origen. Todos compartieron, además de escenarios e instrucciones del concurso, el equipo técnico, que trabajaba en inglés. Los únicos autóctonos en cada grabación eran los concursantes y el presentador.

Pero no hubo problema. El engranaje, a pesar de una primera falta de comunicación por el idioma que no dominaban ni los niños ni Castel, pero teniendo en cuenta que contaban con traductoras, funcionó perfectamente. Tanto, que el presentador, que ya lo fue en la pasada edición, considera que trabajar en Londres marca un antes y un después. «Gracias a la colaboración entre todos los países hemos hecho un programa de más calidad, porque en total hemos conseguimos muchomás presupuesto, más medios y el resultado es muy superior», aseguró Castel nada más terminar su labor en la ciudad británica.

Más eficaces

En cuatro días grabaron los 10 programas de la última temporada, un ritmo mucho más ágil que el seguido en anteriores ocasiones, cuando se grababa en España y tardaban casi el doble. Según el conductor del espacio, «aquí (en Londres) se optimizan más los horarios, quizás porque la gente le da más valor a su tiempo. A las 18.00 horas ya no hay nadie en los estudios. Y teníamos una hora de comida, que en nuestro país se tarda mucho más, con el café, la sobremesa. Hemos trabajado prácticamente sin parones. Es imposible aguantar este nivel con muchos descansos, porque te desconcentras y pierdes el hilo».

«El resultado es muy atractivo. Los decorados, luces, juego de cámaras, montaje, postproducción de sonido, gráfica… no tienen nada que ver con lo hecho hasta ahora. Es el único programa infantil con esta calidad en España, donde las televisiones han dejado de apostar por este tipo de producto que no les sale rentable», se lamentó el presentador.

Otra de las diferencias que ha llamado la atención de Castel es que cuando alguno de los pequeños concursantes lloraba, la directora de ‘Desafío Ben 10’ mandaba apagar las cámaras. «En España lo hubiesen explotado. ‘Qué llore, qué llore’, hubiesen pensado. Aquí, sin embargo, le han protegido y han parado la grabación», comentó el presentador. «Comercialmente es atractivo ver a alguien emocionado tras haber perdido, pero me ha gustado mucho la actitud de la productora, que enseguida ha cortado. Ya no es que lo corten en postproducción, es que directamente no lo filman. Por proteger al menor».

Sin un manejo suficiente del idioma

Los cuatro finalistas del concurso son los mejores de los 36 que han pasado por el plató londinense. Noel (10 años), Álex (9), Pablo (9) y Arland (10) son los triunfadores de esta edición, que además «de una buena experiencia» tras su paso por el concurso, se llevaron un viaje y muchos regalos. Y todo porque, como resumió Álex, «somos los que más sabemos de Ben 10 de cada cole».

Nunca antes habían participado en un concurso de televisión, pero no se sintieron extraños delante de las cámaras. Con el idioma tuvieron algo más de dificultad, porque aunque todos aseguraron que sabían inglés, no tenían suficiente nivel (salvo Arland, cuyo padre es norteamericano) como para entender los términos de los técnicos. Pero estuvieron arropados en todo momento por las traductoras y el presentador. Sus padres tuvieron prohibido el acceso al plató y vieron la dinámica del programa en una sala contigua a través de una pequeña pantalla.

El ganador volvió a su Murcia natal (por no desvelar más de su identidad, porque hasta los niños tienen prohibido comentar cómo les fue en el concurso a sus compañeros de escuela) con multitud de premios, materiales, que para eso son menores. Incluyó en su equipaje de vuelta una consola, una mochila del protagonista de la serie de animación y un despertador, entre otros regalos.

 

Fuentes: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestra Newsletter

Disfrute de toda la información actualizada sobre todos los medios.

Te ayudamos a tramitar tus reclamaciones

Te invitamos a que dejes tus quejas y denuncias en la web de TV Infancia o CNMC. Si tienes alguna duda escríbenos aquí y te ayudamos a resolverlo.

Formulario de reclamaciones TV Infancia

Enviar reclamación

Formulario de reclamaciones CNMC

Enviar reclamación

Colaboradores