Llega Apple TV+

Como cada septiembre Apple ha celebrado su Keynote otoñal donde ha presentado sus nuevos modelos tecnológicos. Pero entre sus anuncios se esperaba la confirmación del estreno de su plataforma en streaming, y así fue. Llega Apple TV+.

La fecha de lanzamiento será el día 1 de noviembre de este año y lo hara en 110 países, entre ellos España. Contará con series originales y han anunciado que estrenarán contenido cada mes. Es cierto que han aludido a un catálogo corto centrado en su contenido propio.

Lo que nadie esperaba es su precio. Tan solo 4,99 euros al mes con una semana de prueba gratuita. Un precio inferior a lo pensado y claro aliciente para competir contra Netflix, HBO, Amazon Prime o la próxima Disney+. El precio es válido para «toda la familia«, en palabras de Tim Cook.

Del mismo modo, Apple confía en aprovechar la enorme fidelidad de sus clientes habituales regalando un año de suscripción con la compra de dispositivos como Mac, iPad o iPhone. La promoción comienza de manera inmediata. Por otro lado, la app de Apple TV+ estará disponible a través de los dispositivos de la marca, navegadores web y apps de la gran mayoría de Smart TVs del mercado.

En el evento se ha mostrado el tráiler de una de las grandes apuestas de la compañía, la serie See, protagonizada por Jason Momoa. También la serie , ‘The Morning Show’, protagonizada por Jennifer Aniston y Reese Witherspoon.

Firma: Patricia Vázquez

 

Series: Señoras del (h)AMPA

El argumento y el tono de esta serie recuerda a otras comedias negras televisivas como la española Matadero o la norteamericana Fargo. No llega tan lejos a pesar de contar con un reparto capaz de meterse en unos personajes absolutamente extremos. Entre las actrices que bordan esta irrepetible colección de mujeres al borde un ataque de nervios destacan Toni Acosta (El mejor verano de mi vida), Malena Alterio (5 metros cuadrados, Vergüenza)Marta Belenguer (Bajo sospecha) o Mamen García (El Bar). Todas ellas hacen un esfuerzo admirable en que sus personajes no sean huecos títeres que van de chiste en chiste. Hay también espacio para el drama de unas mujeres que su vida se complica hasta niveles imposibles y lo único que les queda es su amistad para combatir las desgracias. 

Desgraciadamente la buenas intenciones de los creadores y guionistas de ofrecer una serie diferente, cómica y dramática, que no caiga constantemente en lo soez, no terminan plasmándose con la brillantez necesaria. Hasta ahora Carlos del Hoyo y Abril Zamoratenían una trayectoria breve como guionista en series menores como Diarios de la webcam. Señoras del (h)AMPA es un salto de calidad que recoge la herencia gamberra y trangresora de Santiago SeguraPedro Almodóvar o Álex de la Iglesia. Sin embargo en esa mezcla de tonos que propone la serie falta una cierta lógica interna que haga verosímil un relato que tiende al absurdo desde el primer punto de giro. Es muy complicado acertar con tantos ingredientes de sabores tan diversos que en varios momentos de la serie producen la sensación inconfundible de que la historia y los personajes se les han ido de las manos. Y en ese momento la trama y sus innumerables vueltas de campana empiezan a dejar de interesar porque se convierte en una atracción caótica y caprichosa.
Firma: Claudio Sánchez

Regreso de Élite

Llega septiembre y con él el regreso de nuevas temporadas. Es el caso de “Élite” que estrena su segunda temporada este viernes. La serie española que supuso un boom el año pasado, se enfrenta al reto de una nueva temporada. Atrás queda la novedad de lo desconocido. Ahora el público espera algo más. Todo un reto para actores y guionistas.

El año pasado, Élite logró conquistar a más de 20 millones de hogares en todo el mundo, según Netflix. La primera temporada, que presentaba a los estudiantes del instituto privado Las Encinas, cerró la trama en torno a la muerte de Marina. Pero quedaron cuentas pendientes para alimentar una nueva entrega. “Cuando nos imaginamos Élite pensamos que fuera lo suficientemente cerrada para que, si era una sola temporada, la historia estuviera contada. Pero siempre teníamos pensado cómo podía seguir”, dice Carlos Montero.

La cuestión importante es que tiene que tener una serie para salir airosa en una segunda temporada, a lo que Montero respondió que sobre todo, lo que no debe tener es un libro detrás, refiriéndose a series como El cuento de la criada o Por trece razones. En este caso, Élite es original, una serie creada por Carlos Montero y Darío Madrona.

En esta nueva temporada, la historia sigue con la desaparición de otro de los estudiantes; aderezada con saltos en el tiempo, mostrará lo ocurrido en el pasado entre los jóvenes y la investigación y búsqueda posteriores. Es el esquema de la primera temporada, algo que Madrona y Montero señalan como una de las marcas distintivas de Élite. “No puedes dar la vuelta completamente a tu propia serie, pero al mismo tiempo no puedes hacer lo mismo. Encontrar ese punto justo entre aportar novedad al público y que la reconozcan como la misma serie que les enamoró es siempre lo más difícil», reflexiona Darío Madrona.

Veremos que sucede, lo que si queda claro es que Netflix la ha renovado por una tercera temporada sin llegar a publicar la segunda.

Series: Skam España

Calidad del contenido: 2´5/5

Violencia: + 12 años

Miedo: + 12 años

Sexo: + 18 años

Drogas: + 18 años

Conductas imitables: + 18 años

Lenguaje: + 18 años

 

La moda empezó en Noruega en 2015. «Skam» era una serie sobre adolescentes con un formato y un modo de emisión novedosa y muy pensada para ellos. Cada capítulo se divide en breves fragmentos que se van colgando en la web de la serie a lo largo de la semana a la misma hora que sucede la acción. Cada uno de estos clip comienza con un plano en el que se sobreimpresiona el día y la hora en un grafismo gigante y amarillo. También en la página web se incluyen los mensajes entre los protagonistas de la serie, algunos de ellos aparecerán en el capítulo y otro no. Al final de la semana se cuelga el capítulo entero para que uno pueda verlo de manera convencional.

Skam atiende de esta manera la demanda actual de los espectadores (no sólo los adolescentes) de preferir contenidos de corta duración que puedan ver desde el móvil en cualquier momento. Por otro lado los personajes que retrata la serie tiene todos los clichés juveniles incorporados: adicción al móvil, sentimentalismo sexualizado, apatía académica y desinterés por el futuro o el pasado, insatisfacción personal y una total desconfianza ante cualquier autoridad que no sean ellos mismos. Basta escuchar el monólogo con el que se abre la versión española de «Skam» que empezó en 2018.

«Sonríe. Presume de verano, de amigas, de tetas, de las fiestas que te pegas. Y así todos sabrán que eres alguien que mereces la pena. Te darán likes, te seguirán en Instagram. O mejor aún; te envidiarán. Muestra al mundo entero que eres feliz. Tienes 16 años; la época más bonita, la que siempre vas a recordar. O eso dicen. Toca probarlo todo. Sólo hay una primera vez y es… ¡ahora!. ¿Cómo no vas a ser feliz si tienes toda la vida por delante?. No cuentes tus problemas. No digas que estás triste, que te sientes sola, que no tienes novio, que aún eres virgen. Que te gustaría caer bien a todo el mundo pero no sabes como conseguirlo. Que estás agobiada, que intentas estudiar pero no puedes, no te concentras, se te va la cabeza a otras cosas. Y si suspendes, no te admitirán en ninguna universidad. Y entonces no encontrarás trabajo. Aunque tampoco sabres en qué te gustaría trabajar. Por no saber no sabes ni quién eres. Si te paras a pensarlo no sabes casi nada. Así que mejor no te pares. Sonríe».

El tono crítico de estas palabras puede llevar a pensar que estamos ante una serie sincera y veraz, que describe comportamientos muy reconocibles en la juventud actual. Incluso podría ser un buen punto de partida para un viaje tortuoso y catártico en el que se pretenda arrancar todos los clichés habitualmente asignados a los adolescentes de hoy en día. Nada más lejos de la realidad. Skam no deja de ser una actualización de Física o Química o Skins. Su discurso tiene acentos de rebeldía, pero acaba decretando un cinismo paralizante obligatorio en el que se incluye la aceptación de las drogas, la ideología de género y el pragmatismo sexual, además de la carencia de certezas, interioridad y reflexión que provocan las redes sociales y el relativismo. La única propuesta es vivir experiencias estimulantes y novedosas. Viajar mucho aunque no se sepa adónde ni cuánto va a costar.

La versión noruega tenía una mayor calidad en la interpretación y en los diálogos, y no abusaba tanto de las canciones de moda. El recorrido dramático parecía más matizado pero la filosofía era la misma: un «carpe diem» en toda regla. Eso sí Skam (en todas sus versiones británica, holandesa, italiana, etc.), aporta un nítido mensaje de tolerancia y respeto a la religión musulmana. Una tendencia que desde luego no es arbitraria. En este retrato sobre el Islam destaca la benevolencia del trazado, algo que es muy difícil de encontrar en los personajes cristianos de las películas o series actuales.

Firma: Claudio Sánchez

Series: Years and years

Y el transhumanismo llegó  a las series de televisión…. En esta distopía combinada con dramedia familiar hay un personaje que marcará el futuro de la televisión.  La joven Bettany (Lydia West), es una adolescente con evidente crisis de identidad en una familia británica, los Lyons, plagada de relaciones complicadas. Un día la chica se atreve a hablar con sus padres y les pide que respeten su deseo de ser una persona “trans”. Los padres no dudan en apoyarla en su proceso de cambio de sexo pero ella responde: “No quiero ser transexual, sino transhumana. Quiero convertir mi conciencia en datos”. Este proceso no es tan aceptado por sus progenitores, que en un principio tienen sus reticencias en ver a su hija convertida en un ciborg informatizado.

Years and Years, sigue la misma estela que otras series como Modern Family o Sex Theraphy. Ficciones muy conscientes de su enorme capacidad de influencia sociológica. Es evidente la cercanía de Russell T. Davies con la ideología de género además de una concepción sartriana de la libertad que ya perfiló en sus series anteriores: Un escándalo muy inglés (2018) y Cucumber (2015).

Cada capítulo de esta serie cuenta un año en la vida de esta familia acostumbrada a comunicarse en grupo aprovechando las últimas tecnologías. A finales del primer cuarto del siglo XXI el mundo está loco, especialmente en la política, donde la populista Vivienne Rook (maravillosa Emma Thompson), amenaza con sus declaraciones chillonas a los convencionalismos de la democracia occidentales. El cambio climático, la permanente amenaza de China o las constantes crisis económicas pondrán a los Lyons en un estado de permanente alerta en medio de numerosas crisis familiares.

Years and Years conecta con el cinismo futurista y sexualizado de otro creador británico como Charlie Brooker y su irregular pero sugerente serie Black Mirror. Ambas producciones coinciden en que las innovaciones de la tecnología están adquiriendo una velocidad vertiginosa e incontrolable.

Aunque la serie tiene un diseño visual sencillo atractivo y un ritmo inteligente, la definición de personajes y su recorrido dramático es insatisfactorio. Bajo la aparente complejidad psicológica de cada uno de ellos, hay una escasez de interioridad que deriva en un libertario sentimentalismo que cae en la verborrea que, presuntamente, combate. En los últimos capítulos, la casa de los Lyons se convierte en la sede de mítines familiares con una vaciedad que no convence por mucho que se acierte al combinarla con la música coral de Murray Gold (Gentleman Jack) y la edición frenética de Billy Sneddon (Lovesick).

Firma: Claudio Sánchez

Series: Presidentes en Guerra

«Cuando derramas sangre por tu país ya no eres el mismo. Entras a formar parte de algo mucho más grande». Esta intervención de un profesor universitario norteamericano resume esta docuserie que, como siempre, dividirá a los críticos y espectadores por motivos más ideológicos que históricos o audiovisuales.
Chris Spencer llevaba una década dedicada a la producción de making of sobre series como «Juego de tronos» o «Mildred Pierce». El salto a la dirección lo ha dado con una miniserie documental que se caracteriza por el dinamismo narrativo. Este director hace constantes saltos en el tiempo y en el foco de atención de los diferentes presidentes de Estados Unidos que participaron en las grandes guerras.
Imitando el estilo de la excelente docuserie «Un mundo en guerra» (2014), esta nueva producción tiene una edición que logra un ritmo vertiginoso en el que se combina la recreación histórica muy detallada y los comentarios de historiadores. Los dos capítulos de 90 minutos logran explicar la importancia de la instrucción militar en el modo de gobernar el mundo de presidentes como Nixon, Ronald Reagan o George H.W. Bush. Sorprende comprobar cómo casi todos estuvieron en puestos de máximo riesgo y responsabilidad cuando apenas eran unos atrevidos veinteañeros.
La figura de John Fitzgerald Kennedy está especialmente subrayada por el carisma de este líder político que en los últimos años ha  sido protagonista de series como «The Crown», «22.11.63» o «Los Kennedy», además de la película de Oliver Stone: «JFK». En esta serie se presenta una cara bastante desconocida de un presidente evidentemente mitificado por su asesinato, pero que tuvo una juventud bastante más heroica y menos frívola de lo que nos han transmitido las innumerables biografías.
Firma: Claudio Sánchez

Series: Las escalofriantes aventuras de Sabrina

En 1996 comenzó a emitirse en Estados Unidos «Sabrina, cosa de brujas»: una serie ligera y cómica sobre una bruja adolescente que llegó hasta 2003 con 163 capítulos en 7 temporadas. Aunque tenía un presupuesto modesto logró meterse en el bolsillo al público encadenando  conflictos espontáneos y amables para todo tipo de públicos. El éxito internacional de esta serie hizo que muchas generaciones quedasen marcadas por este aceptable entretenimiento.

Netflix ha querido recuperar la nostalgia por esta serie añadiendo ingredientes nuevos para el publico actual. El director de orquesta elegido es el nicaragüense Roberto Aguirre-Sacasa, motor de una de las series juveniles más seguidas en los últimos años: «Riverdale». Para interpretar a la joven Sabrina se ha optado por Kiernan Shipka, una jovencísima actriz que hemos visto crecer como Sally, la hija mayor de Don Draper en las 7 temporadas de «Mad Men».

«Las escalofriantes aventuras de Sabrina» poco tiene que ver con la serie de los 90. Es más óscura y tiene muy poco humor. Se supone que pretende ser un entretenimiento para un público amplio pero cuesta mucho conectar con el tono y los personajes. Además las tramas no tienen puntos de giro que generen interés, algo que al menos sucedía en «Riverdale». La serie no funciona ni como comedia negra de terror ni tampoco como una ficción adolescente. Es un problema generalizado de diseño de personajes y tramas en los que falta talento e imaginación. Sorpende que Netflix haya estrenado la primera y segunda temporada prácticamente sin dejar respiro entre una y otra. Y al parecer habrá otras dos sesiones más a pesar de que las reacciones de público y crítica no han sido precisamente entusiastas.

Firma: Claudio Sánchez

Series: Fosse/Verdon

Una serie nacida para brillar. Por el reparto, la historia que cuenta de dos grandes estrellas del musical norteamericano, el estilo… No hay duda que dentro de unos meses «Fosse/Verdon» será una de las series candidatas a casi todo. Y eso que sus dos protagonistas se comportan de manera detestable. Bob Fosse y Gwen Verdon, durante años marido y mujer y siempre compañeros de viajes en continuo estado de Guerra Fría, contaban su vida una y otra vez en canciones y coreografías. Precisamente por eso la extensión de su carrera en Broadway y Hollywood fue tan fulgurante como limitada.

En 1972 «Cabaret» Bob Fosse ganó 8 Oscar en el año de «El Padrino», logrando incluso el premio al mejor director a Francis Ford Coppola. En 1974 «Lennie», en blanco y negro y con Dustin Hofman de protagonista en una película alejada del género musical no obtuvo el éxito esperado. 5 años después el cineasta hizo una autobiografía cinematográfica titulada «Empieza el espectáculo» («All that jazz»), probablemente su mejor película. Sería su último gran éxito con 9 nominaciones a los Oscar y 4 estatuillas.

En esta serie metacinematográfica de HBO no se alcanza la excelencia de, por ejemplo, «Feud: Bette and Joan». La historia incide demasiado en las adiciones del cineasta (alcohol, drogas, sexo) que acaban por despersonalizar al artista. Una vez que se presenta al genio decadente, su itinerario tiene muy pocas sorpresas. Además la serie no se detiene en detalles especialmente significativos de los rodajes y ensayos, desperdiciando la posibilidad de hacer un retrato completo de la época.

Queda una serie con dos actores extraordinarios y un personaje secundario maravilloso: el guionista y dramaturgo Paddy Chayefsky. Además de ser el único escritor ganador de 3 Óscar al mejor guion original junto con Woody Allen, este neoyorkino fue el amigo más leal de Verdon y Fosse. Las escenas en las que aparece él la serie gana en humanidad y sensatez, en una bondad practicamente inexistente en los dos protagonistas.

Quizás con un creador y director más consolidado que Thomas Kail («Dos chicas sin blanca», «Grease: Live»), el resultado final sería más satisfactorio.

Firma: Claudio Sánchez

Series: El caso Alcàsser

Sucedió en 1992 y siempre se ha definido como el suceso que provocó el inicio de la telebasura en España. Toñi tenía 15, Miriam y Desirée: 14. Durante años fueron protagonistas de telediarios y especialmente de magazines nocturno como «De tú a tú» con Nieves Herrero, «Quién sabe donde? de Paco Lobatón y «Esta noche cruzamos el Missisipi» de Pepe Navarro. Precisamente lo más valioso de este documental son las imágenes bochornosas de aquellos shows macabros. Probablemente nunca se ha llegado tan lejos en televisión. Las preguntas a los familiares de las víctimas en directo nada más aparecer los cuerpos asesinados de las niñas son verdadera pornografía visceral. Un antes y un después que conviene guardar en la memoria para no volver a repetir algo tan aberrante.

El director de esta docuserie de Netflix de 5 capítulos es Leon Siminiani («Apuntes para una película de atracos», y el productor es Ramón Campos («Velvet», «Gran Hotel»). Ambos trabajaron juntos en la excelente serie documental: «Lo que la verdad esconde: El caso Asunta». Con el asesinato de Alcàsser hay un panorama mucho más complejo en cuanto a número de protagonistas, acusados y seguimiento mediático. La serie tiene una estructura arriesgada con numerosos saltos temporales que aún así no desconciertan sino que aumentan el interés de la trama.

Productor y director tratan un tema tan sensible con un tono muy crítico hacia los medios aportando una variedad de voces y documentos audiovisuales que dan credibilidad a la narración. Aún así se echan mucho en falta la presencia de algunos protagonistas fundamentales como son los presentadores Pepe Navarro y Nieves Herrero y algunos miembros de la policía y la Guardia Civil que no han querido intervenir en el documental.

También se echa en falta una mayor contención en mostrar algunas escenas del juicio oral al principal acusado Miguel Ricart. En esos momentos el documental cae en el morbo que critica. Igualmente, en los casi 8 minutos del final de la serie se hace un alegato excesivo sobre la ley de igualdad y violencia de género que engloba sucesos de asesinatos de las últimas décadas explicados con un mismo discurso simplificador.

Firma: Claudio Sánchez

Series: State of the Union

Dentro de poco habrá series con capítulos de menos de un minuto. Las generaciones actuales viven y perciben a otro ritmo, y eso se nota también en el cine y la televisión. Los capítulos de «State of the Union» duran 10 minutos y la primera temporada se resuelve en una decena de episodios. Pero no es una historia de ritmo trepidante con múltiples tramas; es una conversación semanal entre un matrimonio en crisis antes de sus reuniones de terapia.

El creador y guionista de esta serie de HBO es el popular Nick Hornby, un escritor de novelas que siempre ha interesado en la industria del cine, especialmente desde que Stephen Frears adaptase «Alta fidelidad» (2000). Con el paso de los años, este novelista se ha convertido en guionista de películas de prestigio como «An education» (2009) o «Brooklyn» (2015), ambas nominadas al Oscar al mejor guion original. En «State of the Union» ha optado por un tono muy distinto, mucho más soez y superficial, en la línea de su último trabajo en cine: «Juliet desnuda».

Rosamund Pike («La corresponsal», «Hostiles») y Chris O´Dowd («Calvary», «The Program») son dos grandes actores tanto en comedia como en drama que además se combinan bien en pantalla. El director Stephen Frears tiene mucha experiencia tanto en cine como en televisión («The Queen», «Héroe por accidente» y ya hemos hablado de los aciertos y carencias de Nick Hornby. Con estos mimbres todo apuntaba a una serie notable, diferente y con diálogos inteligentes sobre el paso de los años en el matrimonio. Pero el guion se empeña una y otra vez en hacer un retrato muy banal de los personajes, constantemente centrados en hablar de las relaciones sexuales como el verdadero y prácticamente único pilar del matrimonio. Más que dos cuarentones parece que están hablando dos adolescentes con hijos. La simpleza de sus argumentaciones y la falta de recorrido dramático hace que los diálogos sean caóticos y caprichosos, alejados de cualquier reflexión sobre la madurez afectiva, la educación de los hijos, la búsqueda de la felicidad familiar que muchas veces exige un esfuerzo individual.

El problema no es el formato sino el contenido. Hay series magníficas y estáticas basadas en diálogos entre dos personajes: «En terapia», «»The Confession», en cierta medida la reciente «Homecoming». Todas ellas tienen tramas con nervio y personalidad, protagonistas con un desarrollo sorprendente y complejo. «State of the Union» se queda en un pasatiempo muy breve pero trillado y aburrido.

Firma: Claudio Sánchez

Suscríbase a nuestra Newsletter

Disfrute de toda la información actualizada sobre todos los medios.

Te ayudamos a tramitar tus reclamaciones

Te invitamos a que dejes tus quejas y denuncias en la web de TV Infancia o CNMC. Si tienes alguna duda escríbenos aquí y te ayudamos a resolverlo.

Formulario de reclamaciones TV Infancia

Enviar reclamación

Formulario de reclamaciones CNMC

Enviar reclamación

Colaboradores